Comenzaremos explicando que es un disco intervertebral:

Hay 23 discos espinales. Estos discos hacen espacio entre nuestros huesos espinales y le dan flexibilidad a la columna vertebral. Un disco está formado por un núcleo interno de núcleo pulposo, que es similar a un gel. La porción externa del disco se llama anillo fibroso y está compuesta de fibras resistentes. La capa externa ayuda a contener el núcleo interno. Un disco abultado puede ocurrir en cualquiera de los discos espinales a lo largo de la columna vertebral. Un abultamiento de disco se puede confundir comúnmente como una hernia de disco. Un disco abultado es un disco que se abulta fuera de su espacio normalmente ocupado entre los huesos espinales. Un bulto espinal puede ser bastante doloroso o no tener síntomas.

Los síntomas comunes de un bulto espinal son dolor localizado en el área, hormigueo, entumecimiento y debilidad. Las causas comunes de un disco abultado son la edad, las lesiones, las elecciones de estilo de vida, la postura, los desequilibrios musculares y la genética.

Hernia Discal¿Qué es una Hernia Discal?

Se entiende por hernia discal un desplazamiento del material discal fuera de los márgenes de las plataformas vertebrales. Se encuentran más frecuentemente en la zona cervical y lumbar.

Las hernias lumbares son una patología muy común hoy en día, la cual está asociada a la realización de actos repetitivos de nuestra vida cotidiana en malas posturas.

No todas las hernias son iguales por lo que la sintomatología generada por esta patología dependerá de la estructura comprimida por el núcleo del disco (ligamento, raíz nerviosa, canal medular) y del segmento vertebral en el que se encuentre ya que cada uno tiene una zona de inervación diferente. Las hernias más comunes se encuentran en el nivel vertebral L4-L5 y L5-S1, las cuales diferenciaremos de la siguiente manera.

Beneficios de la fisioterapia en la hernia discal

El tratamiento fisioterapéutico para la hernia discal tiene como beneficios:

  • Alivio del dolor de espalda y el dolor irradiado hacia los brazos o las piernas;
  • Aumento de la amplitud de los movimientos;
  • Mayor resistencia física;
  • Evitar la cirugía en la columna;
  • Disminuir la ingesta de medicamentos para controlar el dolor.

 

En la clínica Plexofisioterapia en Sevilla le damos un papel muy importante a la postura global del cuerpo tanto para el tratamiento como la prevención de lesiones de estas características, generando así una recuperación óptima y evitar la recaída en la misma.